Mundo Chick Lit

Teletrabajo en tiempos de pandemia: 5 consejos para trabajar como la diva chicklit que eres

1 octubre, 2020
Teletrabajo en tiempos de pandemia

Sin saber cómo hemos llegado a octubre. Atrás queda el verano, las tardes eternas con la canícula apretando sin nada interesante que hacer salvo mojarse en la piscina. O, si no has tenido la suerte de tener una piscina a mano, en la bañera. Sea como sea durante el verano paso mucho tiempo en remojo. Pero ya ha llegado la vuelta a la rutina, y en este año extraño eso significa, en muchos casos, que hay que trabajar en casa. Porque ha llegado el teletrabajo en tiempos de pandemia.

El teletrabajo: ese gran desconocido

En este país, por suerte o por desgracia (más bien esto último) sufrimos de una extraña enfermedad que se llama presentismo. Junto a la titulitis inundan los puestos de trabajo del noventa y nueve por ciento de las empresas a lo largo y ancho de nuestra querida patria.

¿Y qué es eso del presentismo? Pues no es, ni más ni menos, que está muy bien visto que pases muchísimas horas en tu puesto de trabajo aunque, si es de oficina, solo estés jugando al buscaminas. El caso es que, si pasa el jefe, que te vea en tu puesto, bien sentada y pulsando teclas.

No pienses que la gente que tiene un trabajo más físico se libra de este mal que es el presentismo. Doy fe, que he trabajado en almacenes muchísimo tiempo. Si no hay pedidos que realizar, una escoba y a barrer. Cualquier cosa antes de enviarte a casa, aunque no hubiera tarea.

Llegó la pandemia…

…Y todo cambió. Con el confinamiento el trabajo se fue al traste, pero para minimizar pérdidas, muchas empresas optaron por el teletrabajo. Teletrabajo en tiempos de pandemia. Se descubrió entonces algo inaudito, que se estudiará como algo excepcional en el futuro y aún así será costoso de asimilar: no pasaba nada por trabajar en casa. Las empresas no se hundían por no tener a sus empleados atados a sus mesas con cadenas. E incluso se dieron cuenta, los jefazos, que se trabajaba incluso más.

¿Cómo era eso posible? ¿Sería cosa de brujería? ¿O habían estado equivocados todo este tiempo y las horas de más que pasaban los empleados en la oficina eran horas ociosas?

Teletrabajo en tiempos de pandemia

Aquí todas somos chicas chicklit, no nos engañemos. Aunque tengamos cinco razones para no ser Bridget Jones. Nuestras expectativas son muy altas: trabajar en ropa cómoda pero glamurosa, con un café humeante junto al teclado, nuestro espacio de trabajo limpio y silencio en toda la casa. ¡Ja!

La realidad se ríe de nosotras. Porque lo que ocurre de verdad es que tenemos a los vástagos chillando entre sí (cuando tienes más de uno) o a ti directamente (si tienes uno solo), la habitación parece haber sufrido la detonación de una bomba porque hay juguetes por todas partes, enteros o a cachos, tú vas vestida con lo que podrían ser andrajos, tienes una coleta mal hecha y maquillaje para qué si no te va a ver nadie. Por la misma razón no llevas pantalones.

Con este escenario es normal que mires por la ventana y calcules si la caída te mataría o te daría unas vacaciones pagadas en el hospital, donde poder recuperarte. Incluso te planteas la posibilidad de internarte en un psiquiátrico por propia voluntad.

¡No desesperes! ¡Tranquila! Para eso estamos aquí, para hacer terapia de grupo y para darte unos consejos con los que trabajar en casa. Porque con listas la vida es mejor, o el chicklit no sería nuestro modo de vida.

5 tips para el teletrabajo en tiempos de pandemia

1. Ponte horarios

Al contrario de lo que los jefes puedan llegar a pensar, el peligro que corremos al trabajar en casa es hacerlo de más, y no de menos, como ellos, en su infinita fe en sus trabajadores, creen. Por eso has de ponerte un horario y llevarlo a rajatabla.

No querrás levantarte a las dos de la mañana, al baño, y ya que estás de pie y despierta apuntar una cosa de nada en la agenda. La coges, te sientas, anotas con el bolígrafo y cuando te quieres dar cuenta estás rellenando la hoja de excel de resultados del trimestre que no necesitan tus superiores hasta dentro de dos semanas. ¡No! ¡Contrólate! No seas una adicta al trabajo como Luke, el marido de Becky. Si no sabes de quién te hablo, échale un ojo a cualquier libro de la saga Loca por las compras.

Teletrabajo en tiempos de pandemia

Tienes la novela en Amazon

Con un horario, estricto pero flexible, te aseguras de que cuando termines tu jornada no vuelvas a tocar nada del trabajo. ¡En casa también te necesitan!

2. Pon límites con tu familia

Es genial trabajar en casa porque así podemos echar un vistazo a los niños, que jugarán tranquilos mientras tú te sientas frente al ordenador. Esta visión tan idílica es materialmente imposible. Está científicamente demostrado, y si no lo está debería estarlo, que en cuanto te sientas a hacer algo que requiere de concentración, tus hijos, hasta el momento dos angelitos que juegan/duermen/se entretienen con toda la tranquilidad del mundo se transforman en los Minions morados (que son los malos) y comienzan a chillar, a tirarse cosas a la cabeza y a moverte la silla y pulsar todas las teclas posibles del ordenador.

Se acabó la tranquilidad.

Para evitar eso tienes varias opciones: los puedes drogar, pero creo que está mal visto socialmente. Puedes hablar con tu pareja y, si también trabaja en casa, os podéis turnar para vigilar a los peques mientras el otro trabaja y viceversa. Aunque esto solo es posible si estáis en la misma situación de teletrabajo.

La tercera opción requiere kilos de paciencia y mucho sobornar, digo negociar con los hijos. Seguro que es muy fácil convencerlos de que, mientras tú trabajas, ellos se pongan dibujos o jueguen con la tablet. Da igual la edad que tengan, estoy segura de que hasta un bebé tiene la capacidad de manejar un ipad. Nacen con esa habilidad.

3. Vístete para triunfar

No hace falta ponerse ropa incomodísima, o tacones de vértigo, pero tampoco que parezcas sacada de Los Miserables. Puedes ponerte ropa de estar en casa, pero que sea glamurosa. Nada que tenga agujeros, o que se haya fabricado antes de que tú nacieras. Las camisetas con dibujos descoloridos, o peor, con publicidad de cualquier empresa que tenga por nombre Pepe están descartadas.

Es muy importante también llevar pantalones. Puede que tengas la tentación de ponerte una camisa y quedarte en bragas y calcetines, porque total, no te va a ver nadie. Pero imagina que tienes una videoconferencia de última hora. Me dirás, y con razón, que la cámara te enfoca solo a la parte de arriba. Sí, amiga, pero ¿qué pasaría si en ese instante uno de tus vástagos tira un vaso de agua cerca de tu ordenador, tú lo mueves para que no se moje, lo dejas sobre la mesa y te levantas para recoger al pequeño aventurero y llevártelo de allí? Yo te lo digo: todos tus compañeros de trabajo tendrían un pase vip para verte el culo enfundado en tus peores bragas.

No te cuesta nada ponerte unas mallas cómodas, una camiseta un poco larga y ancha y un moño desenfadado pero bien estudiado. Fíjate en las influencers de Instagram. Antes muerta que sencilla, querida.

¿Te imaginas a Valentina, de mi novela Valentina o cómo ser feliz sin magdalenas trabajando en casa? Por una vez deberías coger el ejemplo de la antagonista, de Ángela, que seguro que no pierde ni pizca de elegancia haciendo teletrabajo en tiempos de pandemia.

Teletrabajo en tiempos de pandemia

Lo puedes conseguir en Amazon

4. Procúrate un lugar para trabajar

En tu empresa tienes una mesa, con tu ordenador, unas fotos enmarcadas y un cactus para absorber la radiación del PC. ¿Por qué entonces en tu casa vas de acá para allá con el portátil a cuestas? Te sientas en el sofá con el portátil en las piernas, o te levantas para darle un vaso de agua a tu hijo o hija y vas con el ordenador en los brazos, y un niño agarrado a tu pierna. Como estás descalza, por el camino pisas una pieza de lego que te hace polvo la planta del pie, pero aún así continúas tu camino mientras lees ese correo electrónico tan importante.

No puedes ser una nómada, debes establecer un lugar de trabajo. Será mejor para todos: para ti porque no te destrozarás el pie con las piezas de lego esparcidas por el suelo, ni los riñones encorvada sobre el ordenador en una mala postura, ni los brazos al llevarlo a cuestas. Para tus hijos también será bueno si tienes un lugar de trabajo fijo porque les podrás enseñar que, si estás sentada en tu despacho, no te deben de molestar. Crearás una barrera invisible que solo cruzarán en caso de emergencia. O cuando tengan hambre.

Ana, de No eres mi tipo (Chloe Santana), seguro que se organizaría en su casa un despacho de lo más cómodo. Sigue su ejemplo.

No eres mi tipo

Lo puedes conseguir en Amazon

5. Cuando termine tu jornada, desconecta

Esto puede parecer algo obvio, pero a veces lo obvio es lo que menos tenemos en cuenta. Cuando tu horario de trabajo llegue a su fin, cierra el ordenador, apaga el móvil del trabajo y desconecta.

Uno de los mayores riesgos de trabajar en casa, como he dicho antes, es que puede ser que trabajes más tiempo del que pone en tu contrato. Para evitar esto, puedes crear una rutina que declare el fin de la jornada y la vuelta a tu tiempo de ocio. Puede ser desde apagar el ordenador, levantarte de la silla y ponerte a jugar con tus hijos, como tomarte un refresco, o un café al terminar. O cambiarte de ropa, ahora sí puedes ponerte tus prendas más viejas y andrajosas si es lo que prefieres.

Debes hacer algo, un gesto, que le diga a tu cerebro: «eh, que ya hemos terminado de currar, deja de pensar en ese email que tienes que contestar mañana».

Puedes leer cualquiera de las 50 novelas chicklit que tienes en mi Superguía de lectura chicklit, para que tu cerebro deje de pensar en trabajo y se relaje. Tan solo tienes que suscribirte a la newsletter y será tuya. ¡Gratis!

/**

¿Qué te parecen estos consejos para el teletrabajo en tiempos de pandemia? Creo que es importante y necesario poner una serie de normas para no diluirte en horas laborales y abandonar tu vida tal y como la conocías. No queremos convertirnos en zombis que responden emails y hacen hojas de cálculo, ¿a que no?

Cuéntame, ¿trabajas en casa? ¿Cómo lo haces tú para distinguir tiempo de trabajo y tiempo de ocio? Igual tienes algún consejo más que a mí se me haya escapado. ¡No dejes de compartirlo, puede ser importante para alguien!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.