Mundo Chick Lit

Relatos cortos románticos: la magia está en la brevedad

relatos cortos románticos

La vida a veces hay que tomársela a sorbos pequeños, y es por eso que me gustan los relatos cortos románticos. Que dirás, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Pues mucho, querida, mucho.

Mis comienzos como escritora

Lo primero que debo hacer es pedirte disculpas. Como los suscriptores a mi newsletter ya saben, porque se lo he contado, junto con otro secreto que también revelaré más adelante, me he enganchado a Downton Abbey. Es por eso que ahora me ha dado por hablar con la afectación de la Condesa Viuda y digo cosas como querida, lo que debo hacer y otras locuciones que saldrán a lo largo del post. Por supuesto se creará una mezcla extraña: por un lado cosas que diría una condesa y por otro mi forma de hablar barriobajera que no puedo evitar. Lo que tiene criarse en una ciudad a la que llaman Torrebronx.

Downton Abbey

Pero vamos al tema que nos ocupa (¿lo ves? Ponle un querida y lo diría la Condesa). Me gusta mucho leer relatos cortos románticos o de otro género, como ya te comenté aquí, aunque no son tan fáciles de encontrar. Últimamente parece que lo que más abunda son novelas largas, cuando no son directamente trilogías. Que parece que ya nadie quiere escribir novelas autoconclusivas. Pero de este tema nos ocuparemos más adelante.

Yo comencé mi carrera literaria escribiendo relatos. Porque, al ser más cortos, no me perdía tanto en la historia. No sé si sabrás algo de escritores, pero suele haber dos tipos: los escritores de brújula y los de mapa. Yo he sido siempre de brújula: tenía una idea y la seguía hasta ver a dónde me llevaba. Esto quiere decir que iba descubriendo la historia a medida que la iba escribiendo. Los de mapa se trazan un plano de la historia con los personajes que aparecen y todo lo que les sucede, de modo que antes de ponerse siquiera a escribir ya saben cómo empieza, cómo termina y qué es lo que hay en medio de la historia.

No es fácil escribir relatos cortos románticos o no

Pero eso era mucho trabajo para mí, que siempre he sido muy vaga, y por eso escribía relatos. Me gusta mucho, tanto escribirlos como leerlos, porque son como una ventana a un mundo más grande. Al ser cortos, no te pueden contar cómo es el mundo de la historia, tan solo te muestran un pedazo. Eres una invitada a un salón de baile, o a la casa de chocolate.

Pero no te creas que es fácil escribirlos. Hay mucha gente que piensa que es más fácil escribir un relato que una novela, pero no es así. Precisamente al ser más corto, hay que ajustar las palabras, no te puedes perder en verborrea que no lleva a ninguna parte. Cada descripción debe responder a un propósito, si en un relato te cuentan cómo es un cuchillo, por ejemplo, es porque el cuchillo va a cercenar una cabeza. Tendrá un propósito importante en el relato.

No tiro la toalla

Ahora he descubierto cómo hacerme un mapa antes de escribir, por lo que ya no me pierdo cuando quiero escribir novelas. Sin embargo no he abandonado del todo los relatos cortos. Y aquí viene la otra noticia que ya saben los suscriptores (si quieres saber cosas de mi vida escritoril antes que nadie, apúntate tú también a la lista de correo): El próximo día 14 de noviembre estará a la venta Dominga, un relato feelgood sobre la amistad entre generaciones, en Amazon.

Relatos cortos románticos

De hecho, lo tienes ya en preventa, por menos de lo que cuesta un café.

Este relato lo presenté a un concurso en el que participamos unas doscientas personas y quedó entre los cinco primeros. He trabajado mucho en él para dejarlo limpio y brillante, con la ayuda de L.M. Mateo, que es una correctora implacable. Es un relato feelgood, ya sabes qué es porque te hablé de la literatura feelgood aquí, y está ambientado en uno de mis lugares favoritos del mundo: el pueblo de donde es mi familia paterna. Pasé allí todos los veranos de mi infancia y quizá es por eso por lo que le tengo tanto cariño. Es un pueblecito de Ávila con mucho encanto.

Lugares donde leer los relatos cortos románticos (o no)

Como te he dicho antes, no solo me gusta escribirlos, también me gusta mucho leer relatos cortos románticos o de otros géneros. Hay muchos momentos para leerlos, cada uno busca los suyos, pero te digo los míos por si coinciden o por si quieres copiarte:

Sala de espera

Son perfectos para tiempos de espera del médico, por ejemplo, porque al ser más cortos es menos probable que te quedes a mitad de la historia.

Tras una lectura intensa

También vienen muy bien para leer tras una novela intensa, que te ha exigido mucho en su lectura y que cuando la terminas quedas exhausta, vacía.

Para complementar lecturas

Hay veces que un libro se te hace cuesta arriba, pero no lo abandonas porque te aporta algo, en el fondo te gusta aunque sea difícil de leer. Para superar la sensación de no terminar nunca, suelo entrecalar lecturas de relatos cortos con la novela que se hace interminable.

5 relatos cortos románticos

¿Te ha entrado el gusanillo de querer leer relatos cortos románticos, pero no sabes cuáles te pueden gustar? Para eso estoy yo aquí, para recomendarte lecturas. Estas son las que me han gustado a mí, espero que también te puedan gustar a ti:

El té de los viernes en Moonlight Books, de Mónica Gutiérrez

Relatos cortos románticos

Lo puedes encontrar dentro de la antología de relatos de varios autores La librería a la vuelta de la esquina.

Más que romántico es un relato feelgood, aunque sí que hay algo de romanticismo. Este relato es el preludio de la novela La librería del señor Livingstone, que es (para mi gusto) la mejor novela de Mónica. Por eso me gusta tanto este relato, porque es otra oportunidad de encontrarnos al señor Livingston. Esta vez en una fría y muy lluviosa noche de noviembre, en la que aparece una mujer vestida de novia buscando refugio. Allí se encuentra con Percival, el contable, que también busca refugiarse de la lluvia, y le enseña a la mujer la peculiaridad de la librería.

Una delicia de relato que se te hará muy corto.

Y de postre tú, de Claudia Velasco

Relatos cortos románticos
Lo tienes en Amazon

Pertenece a la colección Recetas para el calor de una noche, una serie de relatos cortos románticos que sacaron este verano con la cocina como punto en común.

Lidia quiere empezar de nuevo y para ello ha vuelto a Madrid. El amor parece encontrarla en un curso de postres, aunque antes de consolidarse vendrá el pasado a intentar hacerla dudar. Una historia corta que se lee en un suspiro y que te deja con una sonrisa en la boca.

De la colección de relatos de HQÑ

Luna de miel en París de Jojo Moyes

París para uno y otras historias
Lo tienes en Amazon

Está en el recopilatorio de relatos cortos París para uno y otras historias.

Luna de miel en París es una precuela de la novela La chica que dejaste atrás, y como esta cuenta dos historias diferentes: una en el pasado (1912) y otra en el presente (2002). En 2002 nos encontramos con Liv, una joven británica que se acaba de casar y pasa su luna de miel en París. En 1912 encontramos a Sophie, una joven francesa que también se acaba de casar con Edouard, un pintor de París. Liv se cuestiona si no se ha precipitado al casarse, ya que solo llevan juntos tres meses, cuando David acorta su luna de miel de 7 a 5 días y además se pasa muchos de esos días de negocios. Ella va sola a visitar el Louvre y se encuentra con un cuadro de Edouard, Mujer de mal humor, que representa a Sophie enfadada. Liv no quiere ser como ella, una esposa enfadada en su cabeza surgen muchas dudas. Sophie estaba enfadada porque le han hablado de las antiguas modelos de Edouard y de sus infidelidades pasadas.

Es un relato precioso que te hace sentir bien una vez lo terminas.

Un momento de Gracia de Marian Keyes

Relatos cortos románticos
Lo tienes en Amazon

Lo puedes encontrar en el libro recopilatorio Bajo el edredón, o como relato independiente en Amazon.

Gracia es un ángel que no puede ayudar a los humanos, ya que desconoce los pecados capitales. ¿La solución? Bajar a la Tierra para poder familiarizarse con los pecados y así poder ayudar a la gente. Pero es un ángel un poco torpe y muy, muy gracioso que se meterá en algún que otro lío.

Es el primer relato que escribió Marian y tiene todo el potencial de su escritura. Es gracioso, ágil, fácil de leer, y te desternillas con él. Uno de mis favoritos de la autora.

Dominga, de Pilar G. Cortés

Relatos cortos románticos
En preventa en Amazon

Me permitirás esta pequeña trampa al incluir mi último relato, que está en preventa en Amazon, dentro de las recomendaciones de relatos cortos románticos. No es romántico, sino feelgood, pero estoy segura de que te gustará. Leire sufre un bloqueo creativo y decide aislarse en el pueblo donde su familia tiene una casa. Va a estar sola, desconectada del mundo porque no hay cobertura en casi todo el pueblo, para poder escribir su próximo trabajo. Pero tiene a dos vecinas, a Vicenta que cuida de su madre Dominga, que no le permitirán cumplir con todos sus planes. ¿Conseguirá Leire superar su bloqueo?

/**

Estos son algunos de mis relatos cortos románticos favoritos. ¿Coinciden con los tuyos? ¿Cuál es el que más te gusta a ti? ¡Estoy deseando saberlo! Me lo puedes contar en los comentarios, estaré encantada de contestar a todos.

Como sabes, me encanta el chicklit y por eso he preparado esta Superguía de lectura chicklit, para que sepas qué leer si acabas de conocer el género, o para descubrir más lecturas si ya eres una adicta como yo, porque tiene 50 recomendaciones de novelas. ¡Para que nunca te quedes sin leer! Es tan fácil como rellenar el formulario que hay debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.