Mundo Chick Lit

Al mal tiempo, buenas novelas chicklit

16 abril, 2020
buenas-novelas-chicklit

Es una verdad universal que las novelas chicklit levantan el ánimo. El refranero español, del que te habló una vez Laila en su blog, está lleno de alusiones. Como, por ejemplo, ese refrán tan conocido de al mal tiempo, buenas novelas chicklit. ¿Qué no era así? Tampoco pasa nada, ¿no?

Mal tiempo

Actualmente vivimos días complicados. Una situación histórica, que se estudiará en los libros de texto del futuro, si es que en el futuro exisitirán los libros de texto o, siendo un poco más nefastos, si habrá un futuro. Vivimos confinados en nuestras casas, el país paralizado casi por completo, trabajando solo los servicios esenciales, por causa de un virus que está resultando ser un verdadero capullo y no de flor precisamente.

Pero el show debe continuar, que cantaba Freddy Mercury, y por eso he decidido seguir adelante con los planes que tenía ya creados: publicar mi próxima novela.

Aprender de los errores

El Facebook, esa gran memoria universal, me ha recordado en su benigna función de «mira lo que hacías hace un año», que hace doce meses publicaba (por fin) mi novela Valentina o cómo ser feliz sin magdalenas. Y claro, me he acordado de mi situación de hace un año, que no era nada favorable, todo hay que decirlo. Pero aún así yo me empeñé en que sacaba la novela y que la sacaba y que la saqué.

Valentina-o-como-ser-feliz-sin-magdalenas-novelas-chicklit

Mi primera novela que aún la puedes conseguir en Amazon

A pesar de que estuve maquetando con mi portátil sobre la cama de un hospital. Sí, porque estaba ingresada con diagnóstico reservado. No estaba en la UCI, pero tenía unos accesos de fiebre nada normales, y otros síntomas y cosas que no me apetece ahora rememorar. Solo diré eso, que estuve trabajando en la novela estando ingresada, que dejé programada su publicación en digital, pero no tenía ni tiempo ni ganas de maquetar la novela en papel, por lo que pensé que quizá lo haría más adelante.

Mis hadas madrinas al rescate

Hablando de refranes, hay uno que dice que quien tiene padrino se bautiza, y a mí me bautizaron tres madrinas espectaculares. Mis amigas, mis hermanas de letras, a las que no he visto la cara en presencial (y tal como vamos con el coronavirus me da que va a estar difícil), pero a pesar de ello quiero con todo mi corazón.

Sin ni siquiera pedírselo, lo hicieron. Cogieron mi novela y me la maquetaron para que pudiera salir en papel a la vez que en digital. Hicieron un trabajo magnífico. Con permiso de Inma y Laila, que hicieron magia con el interior del libro, querría hacer una mención especial a Izaskun, que me salvó el culete con una portada de última hora ya que la que había contratado no salió bien.

Novelas chicklit para el confinamiento

Pero eso fue hace un año. Ahora estamos en un limbo especial, porque nadie sabe qué va a pasar cuando podamos salir a la calle. ¿Volveremos a nuestras vidas normales? ¿Tendremos que salir con un traje especial tipo astronauta? Si es así el mío con climatizador, por favor. Fresquito en verano y calentito en invierno (no nos vayamos a confundir).

Como digo, Valentina salió hace un año, pero me acuerdo de las circunstancias porque estoy preparando la segunda novela. Está en la casilla de salida, recibiendo los últimos retoques antes de cruzar las cortinas y salir al mundo debidamente higienizada y libre de todo virus. He pensado mucho y muy fuerte, tanto que me he provocado más de un dolor de cabeza, si sacarla o no. Si esperar o no. Si cortarme yo sola el pelo o no. Ay, que me equivoco de lista.

Vamos, deshojando la margarita. Publico la novela (pétalo al aire), no publico la novela (pétalo al aire). Publico la novela (pétalo al aire), no publico la novela (pétalo al aire). Al final he pensado, venga, from the lost to the river, que es otro refrán y que si saqué Valentina justo antes de empezar con la quimio, por qué no sacar la de ahora con un virus pululando por aquí.

Por cierto, te voy a chivar el título, pero entre tú y yo, que no se entere nadie. Ven, que te lo digo bajito al oído. Se va a titular Compra un maromo, y la historia tiene miga, porque hay algo de realidad en ella. Pero eso mejor te lo cuento en la newsletter que queda como más íntimo. Si no sabes a qué me refiero es que no estás suscrita, tan solo tienes que dejar tu email en el cajetín de abajo y ya está. Así de fácil, así de limpio. Y además, recibes una Guía de lectura chicklit de regalo.

Lo que no voy a enseñar es la ilustración que tengo para la portada. La está haciendo Ana Filipa, a la que conocí en el puente de diciembre que pasé en Lisboa. Tiene unas ilustraciones espectaculares. Si no la conoces la puedes seguir en Instagram o echarle un ojo a su página de Etsy. ¡Es tan chicklit!

Venga, no te enfades. Para que me perdones y levantes ese ánimo, te dejo aquí unas novelas chicklit para que el confinamiento se te haga más llevadero.

Tú hoy no te casas, de Maria José Vela

Tú hoy no te casas

Lo puedes encontrar en Amazon

Ahora que no podemos salir de casa viene muy bien esta divertidísima novela chicklit de firma española. Porque está ambientada en Costa Rica y tiene una muy buena cantidad de paisajes paradisíacos que te volverán loca. La historia también, es súper divertida, pero ahora mismo lo que nos apetece es aire libre y con esta novela lo vas a sentir.

Puedes conocer mejor a la autora gracias a la entrevista que publiqué en el blog.

Ni tú eres un príncipe ni yo he perdido un zapato, de Patty McMahou

Una de las novelas chicklit

Lo puedes encontrar en Amazon

Seguimos viajando, de la mano de otra española. Una luna de miel un tanto extraña, ya que la novia se va con su mejor amiga. Es lo menos cuando el novio la ha dejado plantada en el altar, ¿no crees? Pues eso. Se van a Italia, a la isla de Stromboli , y vivirás un millón de aventuras entre baño de mar y baño de piscina.

Tienes la reseña completa aquí y una entrevista con la loca de la autora aquí.

Piso para dos, de Beth O´Leary

Piso para dos

Lo puedes encontrar en Amazon

Nos metemos en casa para compartir no solo piso, sino cama, con alguien a quien no conocemos. La norma: no vernos. Turnaremos de modo que cuando él esté trabajando tú estés durmiendo y al revés. Las comunicaciones, para evitar tonterías, se harán a través de su novia. Pero no podrás evitar dejarle un pósit de vez en cuando, agradeciendo algún detalle o avisando de que gotea el grifo. Eso derivará en una extraña novela epistolar que te divertirá y se te olvidará el encierro.

Tienes la reseña completa en el blog.

Sin reglas, de Isabel Arranz

Sin reglas de Isabel Arranz

Lo puedes encontrar en Amazon

Esta vez nos vamos a meter en la piel de una detective. Tendrá que investigar la extraña muerte de una famosa contertulia de la tele, además de actriz, a la que han matado de forma repentina (siempre lo es) y muy extraña. La detective es una mujer menopáusica con cuatro amigas cada cual más loca que tendrá que entrevistar a personajes de lo más extravagantes. Esta la he colado, pues no es una novela chicklit, pero está muy entretenida y es muy curiosa de leer, puesto que no puedes dejar de hacer paralelismos con famosos de verdad, aunque cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia.

Un amor de película, de Rachel Winters

Una de las Novelas chicklit para el confinamiento

Lo puedes encontrar en Amazon

Terminamos con una de cine. ¿Qué película vamos a ver? Todas las comedias románticas. Porque viviremos junto a la protagonista todos los tipos de encuentro de película romántica pero llevados a la realidad. De esta forma convenceremos a un importante guionista para que termine de escribir su guión de una maldita vez.

De este ya te hablaré más largo y tendido porque lo tengo pendiente de reseñar. Baste decir, de momento, que me encantó.

/**

Hasta aquí las recomendaciones de hoy. No te quejarás, que con esto tienes para entretenerte un ratín. Y no nos engañemos, quienes tenemos infantes en casa sabemos que eso de que ahora tenemos tiempo para lo que siempre habíamos querido hacer es una quimera. Las madres y padres tenemos pegado al cuerpo, cual pegatina, a cada uno de nuestros vástagos. Qué vamos a hacer, habrá que entretenerlos a ellos también.

Pero cuando te dejan un rato, ¿qué libros te apetece leer? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Si te han gustado las recomendaciones y quieres saber de más novelas chicklit te recuerdo que te puedes descargar la Superguía de lectura chicklit, con 50 novelas para que nunca te quedes sin leer. ¡Gratis! Tan solo tienes que rellenar el cajetín de aquí abajo y será tuyo. ¡Felices lecturas!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.