Conociendo a Autoras Chick Lit

El día que conocí a Jojo Moyes

El día que conocí a Jojo Moyes

El pasado martes tuve la gran suerte de poder asistir a la rueda de prensa de The Friendship Tour, o Tour de la amistad, que están llevando a cabo cuatro autores: Lee Child, Kate Mosse, Jojo Moyes y Ken Follet. Con semejante plantel me dije a mí misma que tenía que acudir. Y gracias a este blog, me dieron permiso.

El síndrome del Impostor

Durante este año pasado he estado muy enferma, y he permanecido sin salir de casa casi seis meses. Desde septiembre más o menos me he ido encontrando mejor y he hecho salidas cortas, y me he ido incorporando a mi vida normal. Que se basa prácticamente en mi hija: llevarla y recogerla del cole, además de las extraescolares. A veces un poco de parque, pero reconozco que menos que otros años. No tengo los huesos para aguantar tanto frío.

La salida del martes a Madrid era la primera de este tipo desde que caí enferma y me resultó raro, muy raro. Camino apoyada en una muleta por el miedo a tropezar, ya que el pie derecho no me responde como debería. Y coger el tren en esas condiciones me daba un poco de miedo. Pero lo hice, animada por mi marido, mi hermana y mis amigas.

Es extraño encontrarte en un tren, camino de Atocha, y tener que luchar contra las ganas de darte la vuelta. Sobre todo porque acudía a un evento que me hacía mucha ilusión, no a algo malo. Preveía que me iba a gustar, que podría ver a Ken Follet y a Jojo Moyes, que son dos de mis escritores favoritos. Como ya comenté aquí, Ken Follet es uno de mis vicios inconfesables. Y aún así, de lo que más ganas tenía era de coger el tren de vuelta, meterme en mi cama y no volver a salir jamás.

Pero, por suerte, no lo hice. Superé a mis monstruos y continué mi camino. Pero la sensación no me abandonó hasta que me encontré en el Espacio Fundación Telefónica.

The Friendship Tour: hello Mr. Follet

Me bajé en Sol y cogí la calle Montera toda recta hasta llegar a Gran Vía. Allí, cómo no, me equivoqué de entrada, pero las amables señoritas que estaban en el punto de información me indicaron el lugar correcto. Porque una cosa es el Espacio Telefónica y otra la Fundación. Tienen puertas separadas.

Llegué a dónde debía, y accedí al lugar. Nada más entrar en la sala donde se desarrollaría la rueda de prensa me crucé con un señor del que me sonaba mucho la cara. En un segundo mi mente hizo clic y se iluminó con la información: ¡era Ken Follet! Algo de la ilusión e incredulidad por cruzarme con Ken Follet se debió traslucir en mi rostro porque puso cara entre acojonado y divertido. Supongo que le dio miedo que me echara encima suyo como una fan desenfrenada, y la verdad es que no sé cómo me contuve. Porque ganas de achucharle sí que me entraron.

Ken Follet posando

Me senté a esperar que empezara el acto mientras veía a los autores pasar por allí, esperando a ser entrevistados por los medios audiovisuales. En un momento dado vi que Ken Follet se apoyaba en la ventana, solo, y me dije: «esta es la mía». Me acerqué despacio, como para que no me vieran, y una vez llegué a su lado (¡¡al lado de Ken Follet!!) le pedí en mi precario inglés si me podía sacar una foto con él. Una amable ayudante se ofreció a hacer la foto y voilá… ¡¡¡Tengo una foto con Ken Follet!!!

Crucé un par de palabras con él, solo para decirle lo que me gustaba su trabajo. Después una señorita de la organización me llamó a capítulo y me pidió por favor que no molestara a los autores, que después de la rueda de prensa habría una sesión de preguntas. Me disculpé y volví a mi sitio. Ya tenía lo que quería: ¡¡Había hablado con Ken Follet!! ¡¡Ken Follet!! Madre mía, ojalá se me pegara algo de él por ósmosis. Aunque solo fuera el truco para escribir best sellers.

The Friendship Tour: por qué estábamos allí

Después de un rato en el que me contuve para no atacar a Jojo Moyes como lo había hecho con Ken Follet, más que nada para que no me echaran de allí, empezó la rueda de prensa. Se sentaron los cuatro en un atrio y comenzó a hablar Ken Follet, quien parece que es el artífice de The Friendship Tour.

The Friendship Tour es algo que ideó y puso en marcha Ken Follet a raíz del Brexit y los acontecimientos posteriores al referendum. Follet pensó en la oleada de anti europeísmo que asolaba Reino Unido, y pensó que a él no le representaba. Que se avergonzaba de cómo su país le estaba diciendo al resto de Europa que no les gusta, que no quieren pertenecer a su club, que quieren formar un club propio. Por eso pensó en hablar con otros autores y crear The Friendship Tour, un viaje por varios países de Europa para hablar con los medios y con sus lectores para decirnos que no todo el mundo rechaza a Europa, que ellos no nos rechazan y que se avergüenzan de lo que está pasando en su país.

Jojo Moyes
Los cuatro integrantes de The Friendship Tour

En el turno de ruegos y preguntas respondieron amablemente a todas, y dejaron clara su postura frente al Brexit. Creen que la campaña previa al referendum fue una campaña llena de mentiras y medias verdades, que se manipularon los medios para crear un sentimiento anti europeo en la gente, que no dejaron votar a los ingleses que vivían fuera de Inglaterra ni a los continentales que vivían en la isla. Que fue algo totalmente manipulado.

Pero creen que deben quedarse en su país y defender sus ideales, luchar por conseguir revertir un resultado que solo puede perjudicar a todos. No deben aislarse, porque si no perderían todos. La cultura es universal, la literatura es universal, no pueden cerrarse fronteras en los tiempos en los que estamos.

A la caza de Jojo Moyes

Duró una hora aproximadamente, hasta que no hubo más preguntas del público. Se pusieron todos en pie, y comenzaron a hablar entre ellos. Había llegado mi momento.

Menos mal que había atacado a Ken Follet previamente, porque enseguida desapareció. Quedaron charlando Jojo Moyes, Kate Mosse y Lee Child. Saqué el libro que llevaba en el bolso, lo último de Jojo Moyes, y me acerqué a ella, tímidamente. Fue Kate Mosse quien me vio con el libro de Jojo en la mano y la llamó la atención. Le pregunté que si me lo firmaba y enseguida accedió.

Ken Follet y Jojo Moyes

Ay, madre, que si me había puesto nerviosa con Ken Follet, con Jojo Moyes lo pasé tres mil veces peor. Y ¡qué mujer! Es tan elegante, transmite un halo de simpatía y se conserva tan bien. Según su biografía tiene 50 años, pero no los aparenta ni de cerca. Con un maquillaje sutil, y como mucho le podrías echar cuarenta y cinco. Y exagerando. Además fue muy amable conmigo. Me firmó el libro (aunque le tuve que deletrear mi nombre) y accedió a hacerse una foto conmigo. La foto me la sacó Lee Child, que estaba al lado, y como escritor será genial (no he leído nada suyo), pero como fotógrafo no se ganaría la vida.

Pero es igual, tengo una foto con Jojo Moyes, y su última novela firmada. ¡¡¡Jojo Moyes!!!

Como ya sabéis, he recomendado muchas veces las novelas de Jojo Moyes, y hoy por fin tengo una firmada por ella. Aún no me lo creo.

La firma de Jojo Moyes
La firma de Jojo Moyes

Volví a casa en el tren, dando gracias a todos los que me animaron a ir a la rueda de prensa de The Friendship Tour, porque me mereció mucho la pena. Lo pasé bien, escuché a mis ídolos hablar de cómo hay que implicarse en la política para aportar a la sociedad, y me pude hacer unas fotos con ellos. Fue sublime.

Por si tienes curiosidad, aquí puedes encontrar la charla que dieron por la tarde.

/**

Ya sabes que si eres amante del chicklit tienes disponible para descargar La Superguía de lectura chicklit, con 50 títulos de novelas para que siempre tengas donde elegir. Lo tienes gratis rellenando el formulario de aquí debajo. ¿Te lo vas a perder?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.