Diario de una escritora chicklit

Diario de escritora chicklit: Junio

escritora_chicklit

Podría resumir el diario de escritora chicklit de junio en pocas palabras: no he hecho nada de lo que tenía programado. Podría poner mil excusas: el trabajo, el calor, la aproximación de las vacaciones… Y todas serían correctas, pero hay que asumir la verdad: me he dejado ir.

Problemas con el trabajo nutricional

Junio ha sido un mes terrible en mi trabajo. No os voy a cansar con los detalles, pero os diré que me he apuntado algunas de las situaciones para poder escribirlas más adelante. Eso sí, en lugar de una novela chicklit me va a salir una de terror, porque la situación ha sido peliaguda. Algo os adelanté ya aquí, cuando hablé del parchís y los personajes chicklit.

Aunque al final no me comió las cuatro fichas, no salí indemne de la experiencia. Me tocó tanto que tuve unos días (semanas) muy flojos en los que me vi incapaz de hacer nada que no fuera hacerme una bola en el sofá. Menos mal que este año instalé aire acondicionado.

Pero no hay mal que cien años dure, que dice el refrán, y junio terminó y con él mi problemón. Ahora tocaba evaluar los daños y ver qué podía salvarse.

Objetivos de escritora chicklit de junio

diario escritora chicklit junio

Tal como puse en la entrada del diario de mayo, para este mes solo tenía dos:

  • Corregir la novela (pero esta vez entera)
  • Para el blog: escribir y programar al menos con una semana de antelación.

¡Sorpresa! No he cumplido ni uno. La novela sigue sin corregir, aunque sí que he trabajado en ella. Poco, pero algo he hecho. Mi correctora me ha sugerido añadir un capítulo más y en ello estoy.

Con el blog no consigo avanzar. Me cuesta encontrar los contenidos, y cuando los encuentro me cuesta ponerme con ellos. Tanto es así que voy con retraso. Así que, de semanas de antelación ni hablamos.

Pero nada de caritas tristes

No me voy a flagelar pero sí que quiero probar enfoques nuevos. Porque me veo volviendo mes a mes a mi entrada de diario de escritora y ver siempre las mismas palabras: no he llegado, no he podido, no me ha dado tiempo, no lo he conseguido. Me parece que la negatividad ocupa mucho espacio y no me deja avanzar así que voy a cortar por lo sano. Mi objetivo para el mes de julio es: organizarme.

OR-GA-NI-ZA-CIÓN

Es lo único que me hace falta para poder venir con mensajes positivos. Me voy a leer el libro de David Allen, Organízate con eficacia, que tengo empezado desde hace mil años y voy a aplicar lo aprendido. ¿Has oído, yo del futuro? Lo voy a lograr.

Diario de lecturas

Será porque la lectura para mí siempre ha sido un refugio, pero en junio, pese a todas las previsiones, he leído más que en otros meses. También he leído más chicklit, que es un género que como me gusta mucho casi, casi que lo devoro.

Nuevas adquisiciones

Pese a que en junio es la Feria del Libro de Madrid, cita ineludible, este mes solo han entrado dos libros en casa. En físico. En digital no voy a contar porque había una oferta de Kindle Unlimmited que decidí probar, y los que no encontré así los cogí prestados de la E-Biblio… Enferma que está una…

Eso sí, las adquisiciones son muy especiales porque como son de la FLM están firmados por sus autoras:

  • Aloha Baby, de Laura Morales. Me encantó su portada, y aunque ha sido finalista del II Premio de Novela Romántica Kiwi RA, por la sinopsis me parece que va a ser del estilo chicklit. Ya os contaré.

diario-escritora-chicklit

  • Besarte en Roma, de Regina Roman. Esta sí que tiene pinta de ser romántica pura. Aunque la romántica per se no me gusta, sí que me gusta el estilo de Regina, así que lo leeré igual (aunque no estoy segura de cuándo).

diario-escritora-chicklit

Lecturas de junio

Y ahora sí, os cuento cuáles han sido mis lecturas del mes de junio.

diario_escritora-chicklit

Como ya sabéis por esta entrada, adoro a Marian Keyes. Y después de esperar casi dos meses a que me lo regalaran por mi cumpleaños, le hice esperar un poco más para leérmelo. Y tanto esperar para devorarlo en menos de cinco días.

No me defraudó. Es una historia genial en la que, como siempre, Marian se adentra en temas más profundos, como puede ser la supervivencia de una pareja que lleva muchos años casada, el tema del aborto, ilegal en Irlanda y el acoso en redes sociales. Me dio mucha pena terminarlo, yo quería formar parte de esa familia extraña.

diario-escritora-chicklit

Me encanta Moderna de Pueblo, aunque, no lo voy a negar, noto la diferencia generacional. En este cómic cuenta cómo desaprender de los cuentos clásicos para quitarnos de encima un montón de prejuicios que lo único que hacen es seguir promoviendo el machismo en nuestra sociedad. Me ha gustado mucho porque no pontifica, cuenta su historia y en ella nos podemos ver reflejadas muchas de nosotras.

Me apunté a su club de lectura en Facebook justo en el mes en el que proponía su novela, y me la leí en apenas dos o tres días. Rubén escribe novela costumbrista, pero la historia de Vivi bien podría haber sido chicklit (una nueva modalidad: chicklit de pueblo), porque es una historia tierna, loca y disparatada. Además de una buena historia, Rubén tiene muy buena narrativa. Escoge, con acierto, dos narradores para contarlo.

diario-escritora-chicklit

¿Por qué no había leído yo antes este libro? ¿Por qué? Pensaba que era una historia de amor al uso con algo de drama por el hecho de que el protagonista estuviera tetrapléjico, pero me he encontrado con una protagonista absolutamente genial y adorable, con una historia nada sencilla, con muchos recovecos donde dejarse el alma y un transfondo impresionante. No salí indemne de esta lectura, me ha dejado mucho poso.

diario-escritora-chicklit

Este libro me lo recomendó mi hermana. Me sonaba vagamente el nombre de la autora, luego descubrí que es cantante. Con una narrativa también a dos voces nos cuenta la historia de una pareja, desde que se conocen, por casualidad, en la carrera de la San Silvestre vallecana. No sé si porque yo la corrí hace unos años y eso hizo que empatizara, o porque la forma de narrar de Zahara es absolutamente genial, pura poesía en prosa, musicalidad, que me encantó.

diario-escritora-chicklit

Sí, tampoco me pude resistir a la princesa del chicklit. Sophie Kinsella también es apuesta segura y con este libro no me defraudó. La historia es algo distinta a lo que yo esperaba por la sinopsis, pero eso lo hizo casi mejor. La protagonista no es tan pava como otras de la autora, y los otros puntales de la historia, Demeter, su jefa odiosa y Alex, también jefe pero mucho más loco y original, son fantásticos. Tan divertida como siempre.

diario-escritora-chicklit

Había intentado dejar un poco de tiempo (en parte por el duelo) después de leer la primera parte, pero ya no pude más y cogí el segundo de la biblioteca. Después de ti comienza muy arriba, con Lou rota, esta vez fisícamente, que recompone sus heridas como puede. El duelo por Will le está costando y por eso acude a una terapia de grupo. No es tan genial como la primera parte, pero casi. Quizá te exige menos, aunque eso también se agradece. Ya me dejé parte de mi corazón con Lou y Will, ahora no es que te lo devuelva, pero sí que te ayuda a cicatrizar la herida.

Y hasta aquí llegó el mes en lecturas. Han sido siete los libros que me terminé en junio y los siete además los he valorado en Goodreads con cuatro estrellas o más, lo que ha sido una suerte.

Y tú, ¿leíste mucho en junio? ¿Eres de leer más o menos en vacaciones? ¿Has leído alguno de los libros de mi lista? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.